Escritoreando

Poemas, relatos, historias, Suspense, pensamientos y articulos de opinion

Cronología entre perros

UN DÍA CUALQUIERA SIN FECHA.

09:30 – Ahora que el médico sabe que las marcas de mi espalda son tuyas y no de un animal… clávame tu instinto.

10:06 – He dicho con la leche templada. El reloj todavía nos prohibe fabricar embestidas.

12:00 – Me cuelo en tu mente con un mensaje a mitad de mañana. No existe buzón de voz. Adentro pequeño.

13:52 – Tu sonrisa se apodera de este mudo que no consigue articular palabra. Acabo de ver tu nota.

13:53 – Esas pupilas no se despegan de mi. Me miras como una loba gritando “el mundo es mío”.

 

Con una sonrisa a media asta me pones la carta en la mano. No tengo paciencia y con las uñas desgarro el papel.

 

DICE ASÍ:

 

En mis sueños de adolescente no existían redes sociales ni botones para compartir. Esto hizo que el olor de tus besos confirmara el hecho de que soy tuya a partes iguales. Sin ser de tí. Vendieron aquella fábrica de chocolate para sustituirla por una trituradora de miedos e inseguridades. Hace tiempo que siempre compro allí. Hasta el tiquet de compra huele a tu perfume. Contigo vuelo. Mi libertad se reafirma en cada empujón que me das. Cada vez que tu carne entra en mi cuerpo yo vuelo más alto, y lo peor de todo es que sonríes mientras arrancas las saetas de los relojes de casa.  Estamos juntos para darle una lección al mundo. Lo de “somos uno” se evaporó. Somos dos personas totalmente diferentes que viajan en tiempos distintos. Por eso te deseo tanto. La capacidad de improvisar sin reglas es lo que me atrajo a ti. Un día me besas y otros me comes la boca. Otros soy yo. El bucle lo confeccionamos entre ambos, lo amoldamos a nuestras necesidades espirituales y carnales. Fóllame te he dicho. No perdamos el tiempo. ¿Notas como la crudeza de mis palabras se van volviendo cada vez mas primitivas? Me he prometido no terminar esta carta sin perder el hilo conductor pero me es imposible. Acércate joder. Méteme la lengua en la boca y disfruta de lo que viene a continuación.

13:58 – Termino de cerrar la carta. Es impresionante tu capacidad de jugar conmigo.

13:59 – Cojo un dedo tuyo y lo coloco en la conmisura de mis labios. Hablo mientras te miro: CÓMEME.

14:00 – En punto. Justo a las dos en punto. Volando sin combustible aparece tu lengua en mi boca.

14:01 – Desenfundo la mía para abrazarlas. Son muy educadas. Se abrazan. Pero algo ocurre.

14:02 – Levanto la muñeca y apoyo dos dedos en tu boca entreabierta al son de “- shhhhh”.

14:03 – Mano en mi bolsillo y hago magia. Plas. Saco otra carta.

 

DICE ASÍ:

 

El cincuenta por cierto de mi eres tú. Los miedos los cosimos como dos cabrones en la espalda de otros. Solo me hace falta en esta vida para sobrevivir que un par de billetes y tu saber estar. La humanidad podrida se está acordando de nosotros. Eso es coño!… nosotros matamos a Bonnie and Clyde. Si me dejas cuatro líneas más conseguiré sacudir lo que pienso. Literal.

Sigo.

Desde que vi tus ojos por primera vez estuve al borde de perder el equilibrio. Las mariposas entraron sin permiso en mi puto estómago y el interruptor de paro no existió. Quise comerte la boca delante de todo el mundo. Los dos enfrente. En aquella cafetería no quedaban mesas libres. ¿Quién me iba a decir que aquel camarero salvaría mi vida? Lo que ocurrió aquella noche de verano se tradujo en el zasca más monumental que nadie ha visto en las redes sociales. Nada más mirarnos mutuamente guardamos el móvil en el bolsillo. ¡Hasta luego tuiteros! Pero aún me quedan fuerzas para pedirte que pliegues la carta y escuches en voz alta el recordatorio de aquella noche:

MI VOZ ENTRECORTADA:

 

22:48 – Cogí el vaso como si fuese un antídoto para una cura. Abro la boca. Entra el líquido.

22:49 – Sonríes y sacas la lengua. La deslizas por todos tus labios. De izquierda a derecha.

22:49 – El mundo se para y entonces:

22:49 – Dejamos todo en la mesa. Un crimen perfecto. Te levantas y acercas la silla hacia mi.

22:49 – Apoyas todo tu ser en mi pecho. Me acerdo a tu oído. Lentamente.

22:49 – Abro la boca y te susurro.

22:50 – Me pones. Ya habrá tiempo para querernos.

 

 

 

 

Please follow and like us:

3 thoughts on “Cronología entre perros

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar